¿Cómo cuidar tu raqueta?

¿Cómo cuidar tu raqueta?

Es habitual acudir a consejos de cómo mejorar un saque, una bolea o cualquier otro tipo de golpeo o ejercicio que te haga rendir mejor. Todo esto es genial, pero nunca hay que olvidarse que en los deportes de raqueta lo más importante es la propia raqueta, por lo que quizás el primer consejo para mejorar en este deporte, sea mantener tu raqueta en las mejores condiciones.

Hay una serie de partes de tu raqueta que se desgastan o deterioran más fácilmente por su uso, mal uso o incluso por su desuso. Lo que más suele sufrir son las cuerdas, los grips y el bumper guard, así que vamos a por unos consejos para que nuestra raqueta esté siempre al 100% de su efectividad.

El cambio de cuerdas, el grip u overgrip, del grommets o bumper guard, son elementos esenciales para el cuidado de la raqueta. Pero si no mantenemos nuestras raquetas bien guardas y protegidas, todo el desgaste y deterioro aumentará notablemente, por lo que sería interesante tener una bolsa o mochila donde poder guardar tu material de squash y que este esté protegido hasta que le demos un nuevo uso.

Si no quieres que tu raqueta acabe así, sigue leyendo

El cambio de cordaje

Es importante cambiar el cordaje dependiendo del uso que le de. Para un jugador que sale unas tres veces a la semana a jugar, recomendaría que le cambiara las cuerdas cada 5 meses.

Tener un buen cordaje no es solo positivo para la obtención de los mejores golpes, sino que un mal mantenimiento del cordaje puede ocasionar lesiones como el famoso codo de tenista.

Ten cuidado con la hipertensión del cordaje, perderás fuerza del impacto y se romperán antes. Y por supuesto, que no pierdan mucha tensión.

Como hemos dicho antes, dónde y cómo guardes tu raqueta es importante, y la parte que más lo va a notar va a ser el cordaje. Dependiendo del lugar donde guardes la raqueta, puede que el cordaje presente cambios

  • Alta temperatura: deformación del cuadro de la raqueta y flexibilidad del cordaje (pérdida de tensión importante). Con sólo unos 60 grados se darían daños irreparables en su raqueta, por lo que cuidado dónde la dejamos (un coche en verano es el peor enemigo para tu raqueta).
  • Baja temperatura: incremento de la tensión de las cuerdas que puede ocasionar una rotura prematura de las mismas. Existen fundas de tipo thermobag que pueden darle a su raqueta la temperatura que necesita para un buen mantenimiento, además de evitar golpes o rozaduras que la dañen.

También es recomendable usar el antivibrador para evitar la ruptura de las cuerdas. Y si puedes, limpia una vez al mes tu raqueta con un trapo seco.

El cambio de grip y/o overgrip

El agarre de la raqueta es muy importante, es por eso que resulta esencial cambiar regularmente de grip. En este caso, el buen mantenimiento del grip no solo será útil para tu raqueta, sino que es imprescindible para que tus manos no sufran rozaduras y ampollas.

El cambio del bumper guard

Antes que nada, quizás habría que explicar a que nos referimos con el bumper guard. Esta protección es la que cubre la cabeza de la raqueta con un plástico que evita que se rompa en caso de algún golpe. Pero hay que cuidarlo ya que si se encuentra en mal estado un golpe podría romper el cuadro.

 Existen las protect tape que son cintas adhesivas para cubrir el bumper y que sufran menos con los impactos.

¿Qué nota nos das? 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, promedio: 5,00 de 5)

Cargando…