Mejora tu squash: Controla la zona T

Mejora tu squash: Controla la zona T

Sea por las dimensiones de la pista, por las paredes o por el tipo de peloteo, el squash es un deporte donde el dinamismo del deportista es fundamental. No solo tienes que estar en continuo movimiento, si no que tienes que evitar las paradas y reinicios constantes porque a la larga agotan más. Y no hay forma mejor de controlar este apartado físico y el del juego tanto tuyo propio como el del rival, que sabiendo moverse en torno a la zona T.

Es poco probable que puedas mantener un buen ritmo de aciertos si juegas desde la parte trasera de la cancha, así que lo mejor en este deporte es obtener el control, y esto se hace colocándote al frente y manejando la zona del eje T que es la fundamental ya que así es como podrás hacer mejor la mayoría de las diferentes maniobras que se realizan en el squash.

Ya sabes que esa es tu prioridad, si por acierto en los golpes de tu rival pierdes el control de la zona T, tu primer objetivo es volver a controlarlo, con golpes que hagan que puedas centrarte y den tiempo a la siguiente maniobra.

Tu rival también juega, así que si te obliga a retrasar tu posición hasta el fondo de la cancha realiza un golpe que también provoque que éste se aleje, bien con una bola muerta o bien una bola alta, o probar con el dinamismo de las esquinas. A veces es recomendable jugársela si ves que estás perdiendo claramente esa posición y es difícil recuperarla o liberar a tu rival de la posición fuerte.

Lo realmente importante es saber hacer un buen balance de tus movimientos y combinarlos con tiros que te aporten dominio en la zona T, así podrás presionar los laterales haciéndote algo al lado y poder contrarrestar regresando fácilmente a tu zona, colocarte más centrado con voleas que alejen a tu oponente, o realizar tiros cortos yendo un poco hacia delante, con la idea siempre de regresar fácilmente a la dominante Zona T.

Hay diferentes técnicas para acumular presión en las esquinas traseras, e ir ganando terreno para afrontar las esquinas frontales. El quid de la cuestión es dominar esa zona de influencia y más tarde saber aprovechar las ventajas que esta te ofrece para materializarlas en golpes ganadores, o errores en tus rivales.

Si entiendes este apartado del juego es más que probable que pongas en apuros a cualquier jugador de medio nivel. Y no olvides que esto es un deporte muy enérgico, así que calienta bien, estira al final de cada partido, y mantente en forma.

Os dejamos un vídeo aunque en inglés (si conocéis alguno que hable de la zona T en español, decírnoslo). Aún así podéis ponerle los subtítulos y darle a traducir en el propio reproductor de youtube.

¿Qué nota nos das? 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)

Cargando…